30 AÑOS DE FECUNDACIÓN CARNAVALERA

Tener un sueño es perturbador, realizarlo es estremecedor, pero verlo crecer, desarrollarse es delirante y cuando se cumplen treinta años de funcionamiento; el orgullo, la alegría y al mismo tiempo la responsabilidad invade.

Todo eso les ha pasado desde que fundaron el Instituto de Reproducción Humana-PROCREAR, en el año 1988 después de 10 años del nacimiento de la primera “bebe probeta” nacida en Inglaterra en el verano de 1978 y tres años después del primer nacimiento de otra mujer en Latinoamérica ocurrido en Bogotá.

Desde el principio fue un camino lleno de ilusiones y de preparación académica, cuándo en Colombia no había todavía manera de formar el personal adecuado para no solo fundar un centro de reproducción sino generar un laboratorio in-vitro como todavía se siguen conociendo estos sitios donde se genera fuera del cuerpo humano el encuentro creativo entre un gameto masculino y uno femenino, generando un embrión el cual es posible de poderlo cultivar y observar en su desarrollo en sus primeros días antes de trasladarlo al útero receptor y potencialmente generar un embarazo como efectivamente sucedió en su centro en el año 1990 y con nacimiento de  un varón costeño sano en el 1991.

El Centro y todo el equipo humano que lo integra (ginecólogos, biólogos, uro-andrólogos, genetistas, personal administrativo, de aseo y vigilancia),con el aporte de decenas de amigos nacionales y extranjeros que les han dado la oportunidad de formarse, ha ayudado a tener descendencia a cientos de parejas que han depositado la esperanza y  confianza en ellos.

“Podemos asegurarles a esas parejas que cruzaron el umbral de nuestra institución que colocamos nuestro mayor esfuerzo en darle lo que ellos querían y merecían, seguramente hemos fracasado en muchas, pero persistimos en mejorar nuestras capacidades académicas y tecnológicas todos los días y les aseguro que lo seguiremos haciendo”, afirma Guido Parra Anaya Director Científico –PROCREAR.

En el siglo XXI asumen nuevos retos como la preservación de la fertilidad para pacientes con cáncer, para aquellos que desean atrasar sus embarazos y conservar sus gametos jóvenes para un futuro . Además, actualmente se encuentran inmersos en el concepto  del “embrión como paciente “ y por consiguiente en la posible detección y/o cura de enfermedades genéticas transmisibles en embriones antes de ser transferidos, asumiendo debates con información científica desde la parte técnica y desde la ética ( un ejemplo es el evento científico que desarrollaran el jueves 28 de febrero y viernes 1 de marzo, época precarnaval). En el debatirán en conferencias que abarcaran estos temas y otros de gran interés para el estudio de la pareja infértil y de los cuidados de estos embarazos para llevarlos a feliz término.

Cada día enseñan, aprenden y aprenden e investigando enseñan. Es un compromiso  con esta bella ciudad arenosa que forma montañas en los pretiles de sus calles y siembra inquietudes en las instituciones que como esta están siempre abiertas al emprendimiento y al desarrollo.

Comments are closed.

X