Los templos de Barranquilla y el departamento del Atlántico son patrimonio cultural no solo por su arquitectura, sino además por la grandeza con la que fueron construidos. Cada una de estas iglesias se convierten en una ventana hacia el pasado.

Algunos de estos inmuebles inclusive han sido reconocidos como monumentos nacionales y a través de los tiempos fueron enriquecidos con magníficas piezas de colección pertenecientes al arte religioso colonial, que fueron traídas de los países europeos entre los siglos XV y XVI.

Iglesia San Roque

Ubicada sobre la calle 30 con carrera 36, comenzó su edificación en 1853. Cinco abriles más tarde fue inaugurada en 1857, obra del experto holandés Antonio Stoute. Es la segunda más antigua en la ciudad y a cargo de la comunidad salesiana.

De culto católico, la iglesia está bajo la advocación de San Roque de Montpellier, patrono popular de la ciudad. Fue una parroquia ilegal hasta que el monseñor José Romero la consagró oficialmente en 1881.

Su estilo neogótico florentino se caracteriza por las altas torres puntiagudas, en medio de las cuales se encuentra un vitral y encima un frontón donde está ubicada una cruz. También tiene una amplia cúpula. La entrada principal son unas grandes puertas de madera talladas, y como los ventanales está rematada por arcos ojivales.

Cuenta con figuras sagradas de más de 100 años: un San Roque en madera, una María Auxiliadora, un Niño Jesús de Praga, un San José y la Virgen María. El Vía Crucis fue elaborado en Francia y retocado en 2008.

Parroquia de San Nicolás de Tolentino

Patrono de los barranquilleros, tiene como reliquias un pañito empapado con la sangre del cuerpo incorrupto del santo italiano, que es venerado en las fiestas, y un huesito incrustado en el interior del altar mayor.Esta iglesia de estilo neogótico tardó 300 años en ser construida y fue declarada Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional por el Ministerio de Cultura en 2005. Este santuario tuvo un periodo de restauración desde el año 2009, con una inversión de 3.800 millones pesos. Fue reabierta al público el 10 de septiembre de 2011, día de San Nicolás de Tolentino.

Catedral Metropolitana Maria Reina y auxiliadora de Barranquilla

Es una iglesia catedralicia de culto católico dedicada a la Santísima Virgen María Reina. Es una construcción de estilo modernista cuya edificación tomó 27 años y fue diseñado por el arquitecto italiano Angelo Mazzoni de Grande, rediseñado por la firma antioqueña Vásquez y Cárdenas, la cual llevó a cabo la construcción.

La catedral cuenta con varias obras de arte de reconocidos artistas que se localizan en diversos sitios del santuario, la mayoría son de grandes dimensiones y de diversos materiales. Por ejemplo, la escultura “Cristo Libertador Latinoamericano”. Esta obra escultórica del maestro Rodrigo Arenas Betancourt y fundida por el maestro Darío Montoya, tiene 16 metros de alto y 7 de ancho, pesa 16 toneladas y fue elaborada en bronce, bajo el patrocinio de la Presidencia de la República, entre 1978 y 1985.

En la catedral se destacan dos grandes mosaicos: Al lado derecho del ingreso, San José, Patrono de la Arquidiócesis de Barranquilla. Y al lado izquierdo, María Reina, titular de la Catedral Metropolitana. Estos mosaicos tienen 16 metros de alto por cinco de metros de ancho en su medida total y cada una de las figuras mide nueve metros de alto.

Comments are closed.