Barranquilla procera e inmortal

Los colores de la bandera de Barranquilla guardan un substancial significado: el amarillo refleja su progreso y riquezas, el verde la esperanza de su gente y el rojo la sangre que derramaron sus patriotas. Pero hay algo que no está en la bandera y se respira en las calles de la ciudad: La fortaleza y perseverancia de estos ciudadanos alegres y trabajadores.

Convertirse en la ciudad puerto de Colombia no fue trabajo fácil. Sin embargo, su impulso y vigor le permitieron a la capital del Atlántico ser considerada la puerta del desarrollo y el crecimiento a nivel nacional.

Barranquilla fue la primera ciudad del país en tener un puerto aéreo, marítimo y fluvial. Esto, sumado a su estratégica ubicación geográfica, le permitió consolidarse como la ‘Puerta de Oro de Colombia’.

Hoy, “la arenosa” vive un momento de reactivación de la pujanza. Los ciudadanos no dejan de sorprenderse, por ejemplo, del imponente brinco inmobiliario de los últimos años. Pareciera que estuvieran viviendo en una ciudad en edificación. Se han levantado y se siguen levantando imponentes edificios. Las grandes superficies comerciales han generado nuevos comportamientos citadinos.

La ciudad, en la que el río se une con el mar y en la que cualquier calle se convierte en fiesta, obtuvo el primer patrimonio oral e inmaterial de Colombia en el mundo declarado por la Unesco en el 2003: el Carnaval de Barranquilla.

Precisamente, su cultura y júbilo le permitieron a la cuna de grandes personalidades como Shakira, Edgar Rentería, Sofía Vergara y Silvia Tcherassi inspirar más de 80 canciones interpretadas por artistas locales e internacionales.

En la tarde del pasado 7 de abril, vestidos con camisetas rojas, amarillas y verdes, unas 500 personas se dieron cita en el Gran Malecón del Río para juntarse y formar una bandera humana para conmemorar los 206 años de Barranquilla. Una ciudad que no se cansa de crecer y sorprender con majestuosos iconos arquitectónicos, deslumbrantes estadios de todas las disciplinas e imponentes parques que le devolvieron la vida a zonas completamente grises. En su cumpleaños 206, Barranquilla está más grande y fuerte que nunca.

Comments are closed.

X