CANTOS DE ENCANTO

Por: @karenmarinob

If you go to Santa Marta, you must visit the Park Los Novios. This wide, colorful and musical plaza offers you a large number of plans that you can make in the same space: From delighting yourself with the gastronomic offer of the different restaurants until dawn dancing in the bars with your friends or family.

Todos tenemos sitios donde amamos la vida con más intensidad. Esos a los que queremos regresar y que además, siempre recomendamos. A quienes visitan por vez primera la ciudad de Santa Marta, suelen sugerirles las múltiples playas cercanas que tienen de opciones. Pero ese es el plan del día, ¿Y para la noche?
Desde pequeña mis papás me fueron enseñando los lugares bonitos de mi país. Sin embargo, esas esquinitas llenas de magia que tienen algunas ciudades, a veces se nos pasan desapercibidas. Fue hasta hace poco que me presentaron el ‘Parque de los Novios’ en Santa Marta, y aunque mi primera opción siempre será el mar, esta vez debo decir que quedé encantada.

Si vas a Santa Marta, debes recorrerte el Parque de Los Novios. Esa amplia, colorida y musical plaza te ofrece gran cantidad de planes que puedes realizar en un mismo espacio: Desde deleitarte con la oferta gastronómica de los diversos restaurantes hasta amanecer bailando en los bares con tus amigos o familiares. El arte y la música no dejan de hacerte compañía. Podría disfrutar mi noche sentada en una banca mientras le permito los abrazos a la brisa, y desde allí me gozaría el universo de escenas que transcurren en este parque. ¡No se cansarían! El sitio está lleno de encantos, como los cantos de los artistas que escuchas en varios momentos de la noche.
Las luces colgadas entre los caminitos te guían en el recorrido; las voces en distintos idiomas se mezclan con las notas musicales que salen de los bares y restaurantes; los árboles le abren espacio al cielo nocturno y si caminas un poquito más, allí está el mar para disfrutar cuando ya haya amanecido.
La última vez que estuve con mi novio en Santa Marta, sin pensarlo dos veces, nos quedamos en un hostal a la vuelta del Parque. ¿Para qué más? Si allí ya teníamos resueltos todos los planes.

Comments are closed.

X