el señor de los milagros

La Basílica del Señor de los Milagros de Buga es uno de los centros de peregrinación más conocidos de Colombia. El templo se encuentra en un punto medio entre los barrios La Merced y José María Cabal.

Cuenta la leyenda que hacia 1570 una humilde mujer indígena que lavaba ropa en el río Guadalajara, tenía el deseo de comprar un Cristo para tenerlo en su casa; por lo que ahorró hasta completar los 70 reales que costaba. Un día, vio por el camino que un hombre, era llevado a la cárcel por una deuda –igual al dinero que ella poseía– que no había podido pagar. Ella, compasiva, entregó sus ahorros para que el hombre recobrara su libertad.

Tiempo después encuentra un crucifijo en el río, el cual lleva a su casa y guarda en una caja de madera. Una noche empezó a escuchar unos golpecitos que provenían de la caja; al acercarse ve, asombrada, que el Cristo había crecido. La noticia se propagó por toda la región, lo que provocó que la choza de la humilde mujer se convirtiera en centro de romerías, y el Cristo en motivo de veneración. Tiempo después el obispo de Popayán considera que la imagen ya no es digna de devoción, por lo que ordena que se queme y se reemplace por una nueva. Contrario a lo que se esperaba, el Cristo no se quema sino que, empieza a recobrar su hermosura y a sudar, lo que provoca en la gente ansiedad por recoger el sudor en algodones que posteriormente aplican sobre los enfermos, y logran el milagro de la sanación.

Desde entonces la imagen se convierte en el venerado Señor de los Milagros.

Turismo y religión se mezclan al visitar al Señor de los Milagros, asistir a la misa que se celebra cada hora, confesarse, hacer bendecir el carro u otros objetos o adquirir el aceite del Milagroso son actividades que realiza el peregrino en su visita al santuario.

La satisfacción de necesidades más mundanas tampoco se olvida en el entorno de la Basílica: hay hoteles, museos, restaurantes y ventas de recuerdos. En los almacenes, en espera de que algún peregrino decida llevarlos, hacen fila Santa Marta, la Virgen Milagrosa, San Cayetano, San Próspero, el Misericordioso, el Divino Niño y José Gregorio Hernández, entre otros.

Buga significa en lengua autóctona ”Casa donde vive el rey”.

Comments are closed.

X