LAS GACHAS

La quebrada Las Gachas sorprende a los visitantes con su singular estampa: una plataforma natural de roca rojiza con decenas de orificios de diversos diámetros que dan la impresión de ser jacuzzis naturales, que termina en una cascada de 20 metros de altura; un espectáculo visual que cobra reconocimiento ante la creciente afluencia de turistas.

Localizada a 188 kilómetros de Bucaramanga, en un pueblito llamado Guadalupe, Las Gachas forma parte del esplendor del paisaje natural del departamento de Santander, rodeado de vegetación, árboles de todo tipo y ganado que va y viene a sus anchas por vías terciarias sin pavimentar, que le añaden aventura y color a este destino regional. 

El nivel del caudal de Las Gachas dependerá de la época del año en que se visite, pero por lo general permanece bajo, lo que hace posible que grandes y chicos puedan deslizarse por su superficie, como si de un tobogán se tratara, para terminar sumergido en cualquiera de sus pozos, hasta de dos metros de profundidad, una experiencia única en el país.

Origen

Las aguas cristalinas provienen de un yacimiento en la vereda Sabaneta y recorren más de un kilómetro sobre la “laja” de piedra -como los lugareños la llaman- con más de 200 de estas aberturas, que asombran por su forma y ubicación en el paisaje, por lo que son registradas en miles de fotos publicadas en redes sociales y blogs especializados.

Para facilitar la ubicación de los viajeros, existen guías locales que muestran el camino y explican las precauciones que se deben tomar para sacarle el máximo provecho a la visita y evitar contratiempos. Unas de las recomendaciones más habituales es proteger los pies usando medias cortas, que ayudan a adherirse más fácilmente a la superficie resbalosa.

Para los que desean vivir un fin de semana de emoción en medio de la naturaleza, con la quebrada Las Gachas como atracción principal, en Guadalupe hay opciones accesibles de confortable alojamiento, así como oferta de comida y bebidas autóctonas, que hacen sentir como en casa a quienes saben apreciar el buen trato de sus pobladores.

Comments are closed.

X