los guardianes de el dorado

Dentro del Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá se despliegan cientos de historias, pero esta, seguramente cautivará a más de uno.

Desde hace varios años los perros policías se han convertido en parte fundamental para la seguridad del terminal aéreo, por eso, suena interesante conocer un poco de estos caninos que son formados para evitar el tráfico de estupefacientes y que, con su ternura, roban sonrisas a muchos de los pasajeros y visitantes de la terminal aérea.

El equipo periodístico de la Revista Check-In El Dorado habló con El Coronel Wilson Siza, comandante del Departamento Antinarcóticos del aeropuerto y con  el experto en entrenamiento canino de la Policía Antinarcóticos, patrullero Manuel Morales, quienes contaron la verdadera historia detrás de la formación de los perros policías pertenecientes a la división de antinarcóticos.

El Coronel Siza, resalta la importancia que tienen los caninos para el grupo de antinarcóticos, pues asegura que los perros desarrollan capacidades olfativas las cuales permiten, de manera rápida, identificar sustancias asociadas con el narcotráfico, sin importar el tipo de ocultamiento y facilitando el trabajo de la entidad.

 

 

Entrenar caninos para lograr incorporarlos a este importante grupo de policías expertos en seguridad, requiere de un gran esfuerzo y de varios meses de preparación, según lo afirmó el patrullero Morales.

Morales, cuenta que el proceso de formación se divide en tres etapas: la primera consiste en incentivar al canino al juego, la segunda está enfocada en que el perro identifique un objeto como propio, por ejemplo, una pelota, pues este elemento permitirá pasar a la tercera etapa, donde se hace la transición de este objeto con el químico a identificar.

Es importante aclarar que los animales durante el proceso de  formación nunca tienen contacto directo con la sustancia, pues los caninos trabajan por medio de asociación y no por el consumo de alguna sustancia alucinógena como suelen decir muchos mitos, por tal motivo el patrullero Morales enfatizó. “Los caninos en ningún momento tienen contacto directo con la sustancia, se utilizan pseudos, elementos químicos similares a los narcóticos, los cuales no ponen en riesgo al perro pero que sí permiten lograr la adaptación”.

El proceso descrito suena sencillo, pero su importancia radica en contar con  guías especializados en entrenamiento canino, quienes son asignados para trabajar con los perros y se convierten en los guardianes de los animales dentro de El Dorado.

 

 

El Golden Retriever, Pastor Alemán, el Belga Malinois y el Labrador, son algunas de las razas usadas por la Policía para este oficio. A partir de los 9 meses los caninos inician el proceso de preparación en La Escuela de Guía y Adiestramiento Canino, la cual actualmente cuenta con 220 perros distribuidos diferentes partes del país.

El Coronel Siza, por su parte, explicó que los caninos trabajan de 6 a 8 horas diarias, por lapsos de 15 minutos con descansos de 5 minutos. Adicionalmente, afirmó que los perros policías cuentan con una alimentación basada en su peso y actividad. Disponen del personal idóneo para su cuidado diario y así mantenerlos en buenas condiciones de salud.

La vida laboral del perro policía, puede durar cerca de 8 años, o antes si dejan por alguna razón de ser aptos para el servicio, contó Morales. Cuando entran en el proceso de jubilación pueden ser adoptados por un cuidador que debe cumplir con una serie de requisitos, asegurando una familia cuidadosa que brinde cuidados y amor canino.

Los perros policías han quedado en la historia nacional e internacional, muchos de ellos, que se destacan por su gran labor y son reconocidos con la medalla Mérito Canino, una manera de aplaudir el gran trabajo de los guardianes de El Dorado.

Comments are closed.

X