rutas por colombia

La exuberancia de un paisaje que no deja de cambiar y la presencia de fuertes tradiciones culturales, arquitectónicas y gastronómicas hacen que nuestro país sea un destino que vale la pena descubrir por carretera. Estas son cuatro rutas ideales.

1. El oriente antioqueño

Con una geografía conmovedora y pueblos colmados de tradiciones, el Oriente Antioqueño se ha convertido en una de las rutas turísticas más visitadas.

Los municipios de Carmen de Viboral, Rionegro, Marinilla, Cocorná, Guatapé, El Peñol, San Luis, San Carlos y San Rafael son los puntos de referencia de un circuito que incluye cascadas, embalses, deportes extremos y náuticos, y una variada y rica oferta artesanal en la que sobresale el trabajo de la cerámica y la madera.

Rionegro. Aledaño a Medellín y sede del Aeropuerto Internacional José María Córdova, se caracteriza por su valor arquitectónico, con plazas, iglesias y casonas que representan el estilo de vida antioqueño.

Embalse de Guatapé y el Peñol. Se ha convertido en un ícono del departamento y su auge turístico se fundamenta en la espectacular combinación del embalse de 2.262 hectáreas y la roca del Peñol, un monolito de cuarzo de 200 metros de altura, que ofrece una retadora aventura para coronar su pico –más de 700 escalones– y una vista alucinante sobre las montañas del oriente antioqueño.

Carmen de Viboral. Famoso por su trabajo artesanal, principalmente en la fabricación de vajillas con Denominación de Origen, cuya tradición supera los 100 años de historia. Vale la pena visitar la Calle de la Cerámica, donde se podrán conocer los talleres y adquirir las  piezas.

San Luis. Conocido como la Perla Verde del Oriente, ofrece espectaculares escenarios naturales, ideales para el ecoturismo y el deporte de aventura. Uno de los lugares más visitados es el Camino Empedrado del Balseadero.

Marinilla. Su tradición católica representada en iglesias y museos religiosos ha convertido este municipio en uno de los lugares de peregrinación más importantes de Antioquia. El Museo del Cristo cuenta con una colección de más de 2.800 cristos de diferentes partes del mundo.

Cocorná. Además de su clima, la exuberante presencia de agua lo tiene como un lugar predilecto para la práctica de deportes extremos. También es famoso porque es la sede la popular Fiesta de la Panela.

2. El eje cafetero

Es uno de los cinco destinos turísticos más visitados en Colombia. El grano de café no solo representa la economía de 600.000 familias, sino a su vez constituye el sentimiento, cultura y tradición de un pueblo. Tanto, que en 2011 la UNESCO declaró el Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad. Ubicada entre las cordilleras Central y Occidental, está región está conformada por los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío.

Parque Nacional del Café. Este inmenso complejo ofrece un recorrido por la cultura cafetera, mientras se disfrutan las numerosas atracciones, la gastronomía basada en este grano y manifestaciones culturales propias de la región.

Termales de Santa Rosa de Cabal. Uno de los lugares favoritos en Risaralda, allí se encuentran diferentes manaderos de agua medicinal que brota de la tierra a una temperatura de 70º C.

Salento y Valle de Cocora. Si existe un municipio que representa la cultura campesina cafetera, es Salento, también conocido como ‘El Padre del Quindío’ por ser el más antiguo del departamento. El Valle del Cocora es la entrada al Parque Nacional Natural de Los Nevados y la cuna de la hermosa palma de cera, el árbol nacional de Colombia.

Parque Panaca. Es el primer parque temático agropecuario en el mundo y el más grande en Latinoamérica. Ofrece una experiencia única llena de diversión e interacción con el campo y los animales, de los que se exhiben unos 4.500 ejemplares.

El Jardín Botánico del Quindío. Cuenta con un Mariposario calificado como el mejor del mundo y que sirve de hogar para de 1.500 mariposas de más de 30 especies, algunas de ellas únicas en el mundo. Está ubicado en Calarcá.

Balsaje por el río La Vieja. Se trata de una aventura por 12 kilómetros de este río, durante el cual se puede disfrutar de una muestra de aves y flores nativas de la región.

3. ruta de la caña en el valle

Es uno de los cinco destinos turísticos más visitados en Colombia. El grano de café no solo representa la economía de 600.000 familias, sino a su vez constituye el sentimiento, cultura y tradición de un pueblo. Tanto, que en 2011 la UNESCO declaró el Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad. Ubicada entre las cordilleras Central y Occidental, está región está conformada por los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío

Parque Nacional del Café. Este inmenso complejo ofrece un recorrido por la cultura cafetera, mientras se disfrutan las numerosas atracciones, la gastronomía basada en este grano y manifestaciones culturales propias de la región.

Termales de Santa Rosa de Cabal. Uno de los lugares favoritos en Risaralda, allí se encuentran diferentes manaderos de agua medicinal que brota de la tierra a una temperatura de 70º C.

Salento y Valle de Cocora. Si existe un municipio que representa la cultura campesina cafetera, es Salento, también conocido como ‘El Padre del Quindío’ por ser el más antiguo del departamento. El Valle del Cocora es la entrada al Parque Nacional Natural de Los Nevados y la cuna de la hermosa palma de cera, el árbol nacional de Colombia.

Parque Panaca. Es el primer parque temático agropecuario en el mundo y el más grande en Latinoamérica. Ofrece una experiencia única llena de diversión e interacción con el campo y los animales, de los que se exhiben unos 4.500 ejemplares.

El Jardín Botánico del Quindío. Cuenta con un Mariposario calificado como el mejor del mundo y que sirve de hogar para de 1.500 mariposas de más de 30 especies, algunas de ellas únicas en el mundo. Está ubicado en Calarcá.

Balsaje por el río La Vieja. Se trata de una aventura por 12 kilómetros de este río, durante el cual se puede disfrutar de una muestra de aves y flores nativas de la región.

4. la ruta del universo wayú

La tradición indígena Wayúu y el exuberante paisaje de La Guajira se hacen presentes en este un recorrido. Desierto, dunas y playas de belleza espectacular acompañan al viajero en esta ruta, que va desde la ciudad de Santa Marta hasta el hermoso Cabo de la Vela.

Riohacha. Está ciudad es la puerta de entrada a la península de La Guajira, el departamento más al norte de Colombia. Aquí desemboca el río Ranchería y el legado Wayúu está presente en una importante oferta artesanal que incluye mochilas, chinchorros, mantas y sobreros.

Cabo de La Vela. Se trata de un trozo de paraíso que ofrece una de las playas más tranquilas e inspiradoras del país. Cerca está el Pilón de Azúcar, una colina en cuya cúspide hay un altar a la Virgen de Fátima y desde la cual se puede disfrutar de una magnifica vista del Caribe.

Santuario Los Flamencos. Ubicado en el corregimiento de Camarones y a menos de 20 minutos de Riohacha, cada día miles de flamencos rosados llegan a para alimentarse en el estuario.

Salinas de Manaure. Las montañas de sal blanca y brillante se levantan bajo el sol y conforman un paisaje único, que hace parte de las mejores postales de La Guajira.

Comments are closed.

X